Santoor-Yangqin

instrumento musical yangqin
Sonido del instrumento musical Santoor-Yangqin

Origen del instrumento musical yangqin:

El Santoor , también llamado Yangqin, es un instrumento musical de cuerda de India

El instrumento es un cordófono percutido por macillos , o a veces pulsado con plectros o con los propios dedos , que presenta un elevado número de cuerdas tensadas sobre una caja de forma trapezoidal. Se encuentra en diversas zonas alrededor del mundo , recibiendo diferentes nombres , pero con leves diferencias en su estructura: Santur en India , Hackbrett en Alemania , Yangqin en China , Santuri en Grecia , Hammered Dulcimer en los países anglosajones , Cymbalom en Hungría , etc.

En Europa gozó de una aceptación notable durante el Barroco , y si bien en sus inicios presentaba solamente una escala diatónica , a principios del siglo XVII ya se encuentran ejemplares cromáticos. Sin embargo , y a pesar de la presencia de virtuosos célebres , como el alemán Pantaleón Hebenstreit , pronto su presencia se atenuaría en la música cortesana , desplazado por los cordófonos de tecla en creciente desarrollo y conservándose principalmente en el ámbito de la música tradicional.


Comprar el instrumento musical yangqin

“Instrumentos Étnicos.org” ya no se dedica a la venta de instrumentos. Esta web sólo trata de ser el mejor escaparate de instrumentos étnicos y exóticos para verlos, escucharlos y conocerlos un poco mejor. Si aun así, estás interesado en adquirir un instrumento similar a este, te dejamos un enlace a Amazón donde podrás comprarlo y ver diferentes opciones 🙂


Otros nombres y tags para este instrumento

Santoor, Yangqin, Santur, Santuri, Hammered, Dulcimer, Cymbalom

2 comentarios en «Santoor-Yangqin»

  1. Mágico instrumento. Difícil de conseguir en España. Si lo vuelven a tener en catálogo, POR FAVOR, avísenme. Estoy muy interesada en adquirirlo. Si pagando algún suplemento se puede importar, también me gustaría saberlo.Gracias

  2. El santoor vino con alguna marca rehundida en la tapa, pero parece que no afecta al sonido. Por lo demás, se ajusta a lo que esperaba en características, tamaño y número de puentes. Un buen instrumento, aunque hace falta paciencia para afinarlo, pues tienes que ajustar la distancia de cada uno de los 29 puentes y equilibrar las 97 cuerdas, que al principio resultan algo inestables. Si se consigue mantener la afinación, el sonido es bastante brillante. El kaval también tiene un buen sonido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*